Ahora
Loading...

"Como sociedad, tenemos un enorme futuro si dejamos atrás esas divisiones que tan mal nos hacen".

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta inauguró este lunes el nuevo período de sesiones ordinarias de la Legislatura porteña, realizó un balance del último año, atravesado por la pandemia del coronavirus, y anticipó los objetivos propuestos para el 2021.
Durante su presentación, la cual fue realizada de manera virtual, Rodríguez Larreta dijo que “hace exactamente un año" daba inicio a su segunda gestión como jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y afirmó que “dos días después, tal como ya se había dicho que iba a suceder, se confirmó el primer caso de COVID en Argentina; 14 días después los chicos dejaron de ir a la escuela en todo el país; y 20 días después empezó la cuarentena”.
En cuanto a la gestión impulsada por el Gobierno porteño para enfrentar al coronavirus, destacó el fortalecimiento del sistema de salud: “Compramos, entre marzo y abril, todos los insumos que teníamos planificados para el resto del año”.
Asimismo, se incorporaron 450 camas de terapia intensiva, todas con su respirador y sus monitores, 1.500 de internación general y se contrataron más de 50 hoteles para contar con 5.000 camas disponibles para los contagiados asintomáticos o que tuviesen síntomas leves.
También se sumaron 5.900 trabajadores de la salud, se compraron siete ambulancias para el SAME equipadas con la mejor tecnología, se incorporaron más operadores para atender la Línea 107, y se armaron 22 Unidades Febriles de Urgencia anexas a los hospitales para que las personas con síntomas se atendieran ahí.
“Desde el primer día, también, hicimos de la cooperación con el Gobierno nacional y el de la provincia de Buenos Aires uno de los ejes centrales de la gestión de la pandemia. Porque trabajar en conjunto es vital para cuidar a los millones de argentinos que viven en el Área Metropolitana de Buenos Aires, y porque el diálogo es lo que necesitamos para salir adelante”, expresó.
Por otro lado, manifestó que desde el Gobierno porteño se asumió el rol de gestionar, no solo la pandemia, sino también la incertidumbre de la gente a través de una herramienta muy poderosa: la información.
“Informar en un contexto tan angustiante fue y sigue siendo una tarea impostergable. Por eso, desde el primer día encaramos la comunicación de la pandemia con seriedad, fundamentando cada una de nuestras decisiones en la evidencia científica, en los datos y en las lecciones que fuimos aprendiendo de otras ciudades y países del mundo”, señaló. En este punto precisó que ya lleva realizadas 44 conferencias de prensa, 35 en la Ciudad y 9 en Olivos, incluso antes de que llegara el primer caso. En tanto, el equipo de Salud ya lleva concretadas 91 conferencias para detallar la situación sanitaria y responder preguntas.
A su vez, a través de la Ley de Emergencia Económica, otra de las medidas que tomó el Gobierno porteño en la gestión de la pandemia fue la de destinar recursos a las áreas esenciales: a las del Ministerio de Salud, a las de Desarrollo Humano, a las de Seguridad y a las de Comunicación y Medios, además de readaptar las funciones de 10.000 empleados para dar apoyo donde más se necesitaba.
En la Ciudad se incorporaron 450 camas de terapia intensiva, todas con su respirador y sus monitores, 1.500 de internación general y se contrataron más de 50 hoteles para contar con 5.000 camas disponibles para los contagiados asintomáticos o que tuviesen síntomas leves.
“Gracias a esto pudimos dar respuesta a los distintos desafíos, como por ejemplo el cuidado de los adultos mayores. Para esto armamos una red de voluntarios con las familias, los encargados de edificio y vecinos para contenerlos y darles asistencia logística para que no tuvieran que salir a la calle y exponerse al virus”, explicó Rodríguez Larreta.
También remarcó el hecho de vacunar contra la gripe a 564.882 adultos mayores, lo que representó un récord en la Ciudad.
“Otro desafío fue combatir el virus en los barrios populares, donde por las condiciones socio-habitacionales sabíamos que iba a ser más difícil que las familias pudieran realizar el aislamiento”, afirmó.
Junto a las organizaciones sociales, el Gobierno porteño abrió centros de aislamiento, hizo campañas de limpieza y desinfección, y reforzó la asistencia social.Se sumaron 5.900 trabajadores de la salud, se compraron siete ambulancias para el SAME equipadas con la mejor tecnología, se incorporaron más operadores para atender la Línea 107, y se armaron 22 Unidades Febriles de Urgencia anexas a los hospitales para que las personas con síntomas se atendieran ahí.
Algo similar se hizo para acompañar a las personas en situación de calle. “Gracias al esfuerzo del equipo de Buenos Aires Presente logramos que todas contaran con un lugar para pasar la cuarentena. Muchos llegaron con desconfianza a los Centros de Inclusión Social, pero después de conocer los talleres y oficios que allí se ofrecían, se entusiasmaron y empezaron a reconstruir su proyecto de vida”, sostuvo Rodríguez Larreta.
En cuanto a la estrategia sanitaria, el Jefe de Gobierno porteño destacó “el riguroso plan basado en tres pilares”: rastrear, testear y aislar y hacer seguimiento de contactos estrechos. En este punto remarcó el operativo DetectAR y el plan de testeos preventivos para cuidar al personal de la salud, de los geriátricos, los policías, los agentes de tránsito y los trabajadores de Desarrollo Humano.
“Esta estrategia nos permitió contener la situación sanitaria y que la curva empezara a bajar en septiembre. Pero aún con la curva descendiendo, sabíamos que los desafíos no se habían terminado”, precisó.
Por eso se armó un plan específico de testeo a turistas con la creación de siete centros de testeo (Ezeiza, estación Dellepiane, CEC, edificio de la Munich, Costa Salguero, La Rural y una unidad móvil en Callao y Tucumán) para que todos aquellos que se fueran de vacaciones o llegaran a la Ciudad para pasar unos días pudieran hacerlo de manera cuidada. Ante el regreso de las clases presenciales también se expandió el plan de testeos para que los trabajadores de la educación pudieran testearse cada 15 días.
Hasta la actualidad, la Ciudad de Buenos Aires ya realizó casi 2.500.000 test totales. Sobre el Plan de Puesta en Marcha, iniciado el 17 de julio, Rodríguez Larreta reconoció: “En momentos de tanta incertidumbre, nuestra responsabilidad era llevar previsibilidad a una sociedad angustiada, mostrar un horizonte para miles de familias, comerciantes y trabajadores que necesitaban algo de claridad. Por eso con el equipo nos dedicamos desde el primer día a escuchar las problemáticas de cada sector y a pensar juntos las mejores alternativas”. Este Plan, comprendido en seis etapas, permitió que “muchos comerciantes volvieran a levantar las persianas, que se encendieran las luces de las fábricas, que los vecinos y vecinas volvieran a hacer actividad física y a disfrutar del verde de las plazas y parques, que se reactivara el turismo y, lo más importante, que los chicos pudieran terminar el año en la escuela junto a sus compañeros y docentes”.
Para eso se necesitó el compromiso de toda la población, la cual, según Rodríguez Larreta, hizo un “aporte gigantesco”. Por eso les agradeció al personal de salud, al equipo del Ministerio y también al ministro Fernán Quirós, “que lideró la lucha contra el virus con un coraje y un compromiso excepcionales”. Del mismo modo les dio las gracias a todos los trabajadores que cumplen tareas esenciales, a los legisladores y legisladoras, a los jóvenes, a la comunidad educativa, a los adultos mayores y a toda la sociedad argentina.
También, el Jefe de Gobierno porteño les expresó sus condolencias “a todos los que perdieron a un ser querido en el último año”, y se solidarizó “con todos los que tuvieron meses difíciles a nivel económico”.
En referencia a esto, indicó que “la pandemia obligó a cuidarnos y a cuidar a los demás como nunca antes, y visibilizó algo que ya se sabía pero que se hizo más evidente que nunca: en una comunidad, todos dependen de todos”.
Por eso reconoció que uno de los desafíos más importantes para el futuro es avanzar con la vacunación: “Tenemos que continuar con el Plan de Vacunación que estamos llevando adelante siguiendo con estricta rigurosidad el cronograma de grupos prioritarios establecido por el Gobierno nacional”. En la Ciudad ya se aplicaron 132.491 vacunas: 31.199 personas ya recibieron las dos dosis y 70.093 la primera de ellas.
En total son 180 puestos extrahospitalarios públicos, 45 puestos de obras sociales distribuidos en toda la Ciudad, y 8 equipos móviles. Además, más de 1.200 profesionales fueron capacitados por el Ministerio de Salud porteño para aplicar la vacuna.
En lo referido al plan para el 2023 como respuesta a un contexto desafiante, dijo: “La pandemia generó una caída de la actividad económica que afectó al mundo, a nuestro país y a la Ciudad, lo que impacta en la recaudación y nos desafía a ser más eficientes que nunca en la gestión de los recursos”.
A esto, Rodríguez Larreta le sumó que en septiembre del año pasado el Gobierno nacional le quitó a la Ciudad parte de los recursos de coparticipación que le corresponden constitucionalmente.
Desde el día del decreto hasta el 31 de diciembre del 2020 estos recursos representaron 13.000 millones de pesos menos para la Ciudad, a un ritmo de 150 millones de pesos menos por día. Para este año, el monto iba a ascender a 53.000 millones de pesos. Pero como al decreto se agregó una ley para quitarle a la Ciudad más fondos, la quita para el 2021 se proyecta en 65.000 millones de pesos.
“Frente a esta quita intempestiva e inconsulta, ya dejé clara mi posición: tenemos que tomar las decisiones en base al diálogo y al consenso, esa es mi convicción. Por eso decidimos presentar una demanda en la Corte Suprema de Justicia para defender los recursos de los argentinos que viven y visitan la Ciudad”.
Por otro lado se refirió al progreso, “el primer eje del plan de Gobierno”, y puso énfasis en la educación: “Hace más de 12 años que venimos trabajando junto a la comunidad educativa para garantizarles a nuestros chicos una escuela de calidad, pero lamentablemente, como sabemos, la educación fue muy golpeada por la pandemia y muchos de los logros que habíamos alcanzado sufrieron un retroceso”.
En 10 años, por ejemplo, la Ciudad bajó la repitencia en las escuelas primarias estatales y casi 3.000 alumnos menos repitieron. Sin embargo, el año pasado se duplicó la cantidad de chicos de primaria que pasaron de grado sin tener todos los contenidos aprendidos y cuatro de cada diez estudiantes de secundaria no aprobaron tres o más materias.

Mira el vídeo:

Mirá #FarándulaShowTv:
Compartir en Google Plus

Notas Relacionadas @FarandulaShow

0 comentarios :

Publicar un comentario