Ahora
Loading...

La Ciudad formó a más de 4.000 electricistas para solucionar el déficit de especialistas en porteros eléctricos.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires formó a 4.100 electricistas para ayudar a cubrir la demanda de reparación de porteros eléctricos, entre otros servicios solicitados por los vecinos. Se trata de un oficio con escasez de especialistas para los más de 273.000 edificios que hay en Capital -según el último relevamiento oficial-, cuya demanda creció exponencialmente en los últimos ocho meses, por el cambio en la rutina de los vecinas/os que debieron pasar más tiempo en su hogar a causa de la pandemia. Según estimaciones de la Cámara Argentina de Empresas de Porteros Eléctricos (CAEPE), el incremento registrado es de un 50%.
Los profesionales son egresados de la familia profesional de Energía, que ofrece la Ciudad a través de los Centros de Formación Profesional (CFP), impulsados y coordinados por la Agencia de Aprendizaje a lo Largo de la Vida, del Ministerio de Educación porteño.
Los cursos y trayectos formativos relacionados con Energía Eléctrica que brinda la Ciudad son totalmente gratis y se dictan en 24 de los 59 Centros de Formación Profesional que funcionan en distintos puntos de la Capital.
Además de las capacitaciones en energías, la Ciudad ofrece más de 400 opciones educativas en sus CFP y cuenta, también, con seis instituciones de formación profesional que ofrecen terminalidad secundaria con orientación en energía eléctrica. Esto significa que quienes abandonaron el nivel medio formal pueden retomarlo y finalizarlo, adquiriendo competencias que luego les permitirán mejorar su empleabilidad, ya que egresan con conocimientos y saberes requeridos en el mercado laboral.
"Estoy encantado con el lugar, con la experiencia que me dio, el aprendizaje. La verdad que es muy bueno. Cuando arranqué no sabía con qué me iba a encontrar. Tenía miedo porque estuve cuatro años trabajando y sin estudiar desde que terminé el secundario, pero me lancé y siento que los profesores fueron gran parte de la ayuda para que pueda seguir ayudando; y el centro también, porque te brinda las herramientas para que puedas estudiar y hacer las prácticas”, contó Carlos Acorinti, estudiante del Centro de Formación Profesional N°16.
En la misma línea, Luis Alberto Aguirre (55), expresó: “La infraestructura, las instalaciones, los docentes, los compañeros me sorprendieron muchísimo. Tenés todo a mano y ayuda continúa. Nos pasan todos los materiales para estudiar y, sobre todo, recalco que es gratuito, en un contexto como el que estamos viviendo. Si uno quiere hacer un curso para ser gasista matriculado, es muy oneroso. En mi caso, que estaba sin trabajo, con una familia y 55 años, me resultaba imposible de pagar”.
Para acelerar la solución a esta demanda y generar oportunidades laborales, el Gobierno porteño firmó recientemente un convenio con el Consejo Profesional de Ingeniería Mecánica y Electricista (COPIME), el registro que nuclea y certifica a los electricistas.
Hasta hace poco, para obtener la certificación que los habilitara a trabajar para inmobiliarias y consorcios (por ejemplo), los egresados de los centros debían realizar un examen que les representaba un trámite adicional que los colocaba en desventaja a la hora de acceder al mercado laboral.
A partir de la firma de este convenio, el COPIME reconoce como idónea la formación que se brinda a los egresados de los CFP de la ciudad en esta materia y, por ese motivo, los ingresa automáticamente al registro de idóneos del Consejo, lo cual les permite recibir la certificación directamente, sin demoras, mejorando así sus condiciones de empleabilidad.
“Creo que es algo fundamental. Había mucha gente (sobre todo grande, como yo) a la que ya le resultaba engorroso tener que volver a hacer un curso de seis meses, pago, para después rendir un examen muy exigente. Nosotros pensábamos: “Con toda la carga que tenemos de estudio acá y con toda la capacitación, estamos perfectamente capacitados para salir al mercado laboral. Y eso para mucha gente era un freno. Decían: “Yo llego hasta acá. No me quiero complicar más. Tengo familia, no los veo, y eso hacía que mucha gente fuera desertando. Tal vez un muchacho joven no tiene tanta carga de responsabilidad. Yo tengo nietos. Era una contra. Pero con esto, es excelente. Yo puedo decir que estoy en el registro y puedo ir a pedir trabajo a las porterías, a los consorcios, a las inmobiliarias donde tienen 20 departamentos y eso abre un abanico infinito”, agregó- con alegría-, Aguirre.

Mira el vídeo:

Mirá #FarándulaShowTv:
Compartir en Google Plus

Notas Relacionadas @FarandulaShow

0 comentarios :

Publicar un comentario