Ahora
Loading...

Conferencia de prensa de #LaGranTelaraña @Distal_Libros @AnaRosenfeldOk @norabriozzo

La autora le sumergirá en un tema tan álgido hoy día, cómo es la violencia machista y sus consecuencias. La obra presenta una explicación clara, desde la experiencia profesional, para advertir si se está atravesando una relación violenta de pareja, sobre cómo llevar adelante la denuncia por violencia en sede civil y penal, y acerca de los delitos y femicidios.
Aborda cómo los familiares de la víctima pueden ayudar frente a tales circunstancias, describiendo las violencias en las cuales una mujer puede verse inmersa, y el derecho en reclamar económicamente a su ex pareja el daño sufrido. También éste libro profundiza sobre los noviazgos violentos y un tema tan oscuro como es el abuso sexual y sus traumáticas situaciones en un proceso judicial; en suma, las consecuencias del machismo ejercido desde el patriarcado.

Mirá el video:

La autora los invita a leer la esta obra, para que cada vez más se oiga el concepto “visibilicemos la violencia” y se deje de lado el término “la ropa sucia de lava en casa” a fin de lograr la equidad de género en un pie de igualdad entre mujeres y hombres, y alcanzar ese desafío tan añorado de una sociedad libre de machismos.

Por la Dra. Bentivegna Silvina:
Uno de los temas que aborda la “Gran Telaraña. Violencia contra la mujer. Rompiendo el patriarcado”, es el femicidio. Vemos cómo afecta a todas las mujeres por igual, a nivel global, en todas las condiciones sociales y en todas las provincias.
Es lamentable resaltar que si bien antes -conforme la estadística de la Corte Suprema- una mujer fallecía en razón del genero cada 30 horas en el país, hoy como consecuencia del incremento de la violencia extrema, fallece una mujer cada 18 horas -según el Instituto de Políticas de Genero Wanda Taddei.

Ésta estadística nos da a pensar el reflejo de la impunidad estatal, la inacción y la falta de presencia de parte del Estado en estas cuestiones tan álgidas que día a día se lleva otra vida.
Las mujeres estamos falleciendo como consecuencia de la inacción estatal, el Estado asumió un compromiso estatal al ratificar la Convención de Belem do Pará y la CEDAW, erradicar las violencias hacia las mujeres en todas sus formas, investigar y sancionar la violencia. Lejos estamos hoy en la sociedad argentina, dónde es noticia corriente las desapariciones de adolescentes y jóvenes que no volvieron a sus hogares, salieron a la facultad, a reunirse con amigas a bailar y nunca más volvieron. Luego de la denuncia caratulada cómo “búsqueda” de paradero, nunca entra la hipótesis de un femicidio, y comienzan a ventilarse las diferentes hipótesis “se fue de gira” “habrá sido un suicidio” dejando de lado la existencia de la violencia extrema.

Las investigaciones en las búsquedas de mujeres asesinadas demuestran la complicidad del Estado, la violencia institucional reflejada en el marco de los procesos, dónde existen fallas reiteradas en las pruebas encontradas, en las pericias, en suma, en el accionar policial y judicial desplegado en el marco del proceso de búsquedas de mujeres. Claros reflejos de la inacción estatal, lo vimos en el caso de Melina Romero, cuyo cuerpo fue encontrado por unas cartoneras, el cuerpo de Candela Sol Rodriguez, fue encontrado por una mujer, otro caso resonante que refleja que el Estado no busca a las mujeres desaparecidas ha sido el caso Ángeles Rawson cuyo cuerpo fue encontrado por un trabajador del CEAMSE. Todas ellas fueron víctimas de la violencia más extrema que puede existir.


Existe un mismo tipo de violencia que se presenta como un común denominador en las jóvenes asesinadas en los últimos años, vislumbrándose la violencia sexual cómo un mismo patrón en el cuerpo de ellas, siendo el femicidio el desenlace de dicho escenario fatal.
El 3 de junio de 2015, no deja de ser una fecha que sin lugar a dudas representa para muchos una fecha tan importante, casi como el 25 de noviembre, desde el 2015 y hasta hoy cada 3 de junio se alzan las voces de las mujeres que reclamamos Ni Una Menos, nos movilizamos al grito de Basta de Femicidios, Vivas Nos Queremos, reclamando por una sociedad libre de machismos.

Sin embargo, desde el 2015 hasta el 2016 se registraron 275 casos de mujeres asesinadas a causa de éste flagelo.
Existe un claro desfasaje entre el Estado y las políticas públicas a fin de erradicar la violencia machista, la CEDAW y la Convención de Belem do Pará obligan al propio Estado a incorporar y aplicar políticas públicas a fin de eliminar el patriarcado como tal, la violencia machista de nuestra sociedad y junto a ella la violencia institucional que vienen de la mano.

Debe existir una férrea voluntad política a fin de erradicar la violencia machista de nuestra sociedad, ningún hombre nace violento, debemos trabajar desde una primera infancia a través de políticas públicas, trabajando en las escuelas, incorporando diversas materias en género, en educación sexual, logrando desde niños una igualdad entre mujeres y hombres, libres de estereotipos, dónde el patriarcado pase a ser una utopía.
Compartir en Google Plus

Notas Relacionadas Farandula Show