Ahora
Loading...

El ejército iraquí tomó el último bastión del Estado Islámico.


"Nuestras fuerzas fueron capaces de entrar en el complejo gubernamental, comenzando con el cuartel general de la Policía", celebró Al Dumaimi en diálogo con la agencia de noticias DPA, después de varias horas de asedio militar a la sede de gobierno central de Ramadi, ubicada a sólo 110 kilómetros al oeste de Bagdad.
Un vocero militar iraquí confirmó la noticia y destacó que ya no hay resistencia armada por parte de milicianos del EI en la zona de la sede de gobierno, aunque no descartaron que algún combatiente pueda haberse escondido en alguna casa o edificio, según la cadena de noticias France24.
Tomar el control del centro de la capital fue la parte más difícil ya que los soldados tuvieron que primero matar a los francotiradores del EI apostados en edificios estratégicos y luego desarmar las numerosas bombas que milicianos dejaron escondidas por toda la ciudad.
Aún no está claro cuántos combatientes y civiles fallecieron en los combates por el control de la ciudad.
Los cálculos más moderados sostienen que más de 100, aunque la cifra podría ser mucho mayor ya que muchas familias no pudieron seguir la orden del Ejército de evacuar la ciudad antes de la ofensiva por miedo a ser atacado por los milicianos del EI que controlaban la zona.
La operación militar iraquí-estadounidense para recuperar Ramadi, la capital provincial de Al Anbar ubicada a poco más de 100 kilómetros de Bagdad, comenzó en noviembre pasado, luego de intentar durante meses cortar las líneas de suministro a la urbe, tomada por el EI en mayo pasado. Vía @AgenciaTélam
Compartir en Google Plus

Notas Relacionadas Farandula Show