Ahora
Loading...

El Papa visitó la mezquita de Bangui para pedir paz.


"Juntos digamos 'no' al odio, a la venganza, a la violencia, en particular a la que se comete en nombre de una religión o de Dios. Dios es paz, salam", afirmó el pontífice tras mantener un encuentro con la comunidad musulmana en la mezquita. Francisco recordó que como "hermanos", cristianos y musulmanes tienen que "permanecer unidos para que cese toda acción que, venga de donde venga, desfigura el rostro de Dios y, en el fondo, tiene como objetivo la defensa a ultranza de intereses particulares en perjuicio del bien común".
Este encuentro con líderes musulmanes es uno de los actos más simbólicos del viaje del papa, que él mismo se encargó de destacar: "Mi visita pastoral a la República Centroafricana no estaría completa sin este encuentro con la comunidad musulmana".
Por su parte, Tidiani Moussa Naibi, imán de la Mezquita Central de Bangui, le aseguró al papa Francisco que los cristianos y musulmanes de la República Centroafricana, "están condenados a vivir juntos y a amarse". El líder musulmán realizó esta definición tras recibir al pontífice en la mezquita de la capital centroafricana, durante la última jornada de Francisco en ese país, desangrado por el conflicto desde finales de 2013.
"Queremos que tranquilice al mundo. No, el pueblo centroafricano no está condenado al conflicto y a la violencia. No, la situación actual de nuestro país no está llamada a eternizarse", insistió Moussa Naibi, según consignó EFE. Vía @AgenciaTélam
Compartir en Google Plus

Notas Relacionadas Farandula Show